Galería Fotográfica

Galería Fotográfica
Ver galería...

Galería Bibliográfica

Galería Bibliográfica
Ver galería...


eXpo92

La Exposición Universal de Sevilla 1992, conocida popularmente como "Expo'92" o "la Expo", tuvo una duración de seis meses, inició su andadura con el primer AVE, el 20 de abril y finalizó el 12 de octubre. No fueron estos los únicos acontecimientos importantes de ese año, en el que también se celebraron los Juegos Olímpicos de Barcelona, la Capital Cultural en Madrid y se firmó el Tratado de Maastricht. Aunque la Expo92 tiene una mayor trascendencia desde el punto de vista ferroviario.

La celebración de la Exposición Universal de 1992 significó para Andalucía, y especialmente para Sevilla el desarrollo y la consolidación de sus infraestructuras. Las inversiones en dotaciones infraestructurales supusieron un importante impacto urbanístico, cultural y económico que permitió la transformación estructural de la Comunidad de Andalucía.

El programa de inversiones en Ferrocarriles que se había establecido en el Plan de Transporte Ferroviario (PTF) de 1987, superó los 500.000 millones de pesetas. Se centraba en la construcción el Nuevo Acceso Ferroviario a Andalucía, en la remodelación de la línea Sevilla-Costa del Sol y en la remodelación de la red arterial ferroviaria de Sevilla, incluyendo la construcción de la estación de Sevilla-Santa Justa.

La línea contó con un pequeño ramal a la isla de La Cartuja para permitir el ingreso de trenes al recinto de la Expo92. Cerrado tras la muestra, fue rehabilitado para el paso de trenes de cercanías en ancho ibérico.

También se puso en marcha un monorraíl que tras la Expo cesó su uso. Hubo propuestas para que sirviera de conexión entre Santa Justa y el aeropuerto de San Pablo, un proyecto que costaría unos 7,5 millones de euros, pero ese proyecto no siguió adelante.

En el periodo comprendido entre el 20 de abril y el 12 de octubre, un total de siete millones de viajeros utilizaron el ferrocarril desde, hacia o en Sevilla a través de los servicios regulares de AVE, Largo Recorrido, Regionales y Cercanías. La terminal de la Expo, situada en la Isla de La Cartuja, acogió más de dos millones de viajeros procedentes de trenes de cercanías y alta velocidad.

Al finalizar la Exposición Universal se estableció una nueva política comercial precio/producto para el Ave con una oferta con más plazas, mayores horarios y reducción del tiempo de viaje. La Expo sirvió para dar a conocer el producto AVE que a partir de entonces se convirtió en un caso de éxito.

Informe Semanal, Alta Velocidad