Galería Fotográfica

Galería Fotográfica
Ver galería...

Galería Bibliográfica

Galería Bibliográfica
Ver galería...


Japón

Japón fue el primer país que implantó una línea de alta velocidad. La celebración de los Juegos Olímpicos en 1964 se aprovechó para poner en funcionamiento el servicio “Shinkansen” comenzó en Japón en 1964. La nueva línea, de 515 km., se construyó entre Tokio y Osaka y los trenes circulaban a una velocidad máxima de 210 Km/h. Hoy, las velocidades por encima de los trescientos son habituales.

Esta línea fue construida para proporcionar un nuevo sistema de transporte necesario para el crecimiento impresionantemente rápido de economía japonesa. La dirección de JNR (Ferrocarriles Nacionales de Japón) promovió no solo el concepto de una nueva línea, sino un nuevo sistema de transporte, llamado a convertirse más tarde en la columna vertebral del transporte de pasajeros pues actualmente lo usan más de 350 millones de pasajeros al año.

Desde 1964 la red no ha cesado de crecer hasta sumar más de 3.000 kilómetros y convertirse en un elemento indispensable para la movilidad del país. Desde el punto de vista de organización, una autoridad estatal, dependiente del Ministerio de Transportes, se encarga de la construcción de las líneas, que posteriormente son explotadas por las diferentes compañías privadas en que se dividió el ferrocarril nacional en la privatización de 1987. Llas redes que actualmente explotan los sistemas Shinkansen son “Central Japan Rail” (CJR), “East” (EJR), “West” (WJR) y “Kyushu” (KJR). Y en 2016 se abrió una nueva línea que une las islas japonesas de Honshu y Hokkaido, a través del túnel de Seikan, llamada Hokkaido Shinkansen.

Desde el punto de vista técnico, la característica principal de la alta velocidad en Japón es su independencia del sistema tradicional de ferrocarril, que emplea vía métrica. Los trenes Shinkansen emplean vía de ancho estándar (1.435 mm) y gálibo ancho, lo que les permite ofrecer una gran capacidad de transporte y circulan, dependiendo de la línea, a velocidades máximas de entre 260 y 300 km/h. Todas las líneas se encuentran electrificadas a 25 kV en corriente alterna y los sistemas de señalización empleados son el “ATC” y su versión más moderna, el “ATC Digital”.

El material rodante que se utiliza en los servicios Shinkansen es el resultado de una experimentación y un diseño propio de las compañías operadoras. La fabricación a cargo de la industria japonesa es objeto de una gran competencia. Existe una gran variedad de material rodante, en función de los distintos tipos de línea a explotar y de los servicios a realizar. Desde el punto de la explotación, la alta velocidad en Japón se caracteriza por una enorme densidad de tráfico, tanto en número de trenes como de viajeros transportados (más de 350 millones por año) y por operar con distintos tipos de trenes, directos y con paradas.

Shinkansen, 1964

Sistema de trenes de alta velocidad de Japón

Shinkansen Japanese Bullet Train at National Railway Museum York