Galería Fotográfica

Galería Fotográfica
Ver galería...

Galería Bibliográfica

Galería Bibliográfica
Ver galería...


Homologación

Tanto el material rodante que circula por las vías como las propias vías, toda la infraestructura que componen el sistema de alta velocidad y e igualmente el personal al mando de los trenes deben pasar por estrictos controles de control de sus materiales, funcionamiento y formación. También son examinados los centros de mantenimiento del material rodante.

Todos estos componentes del sistema deben ser homologados por una autoridad común que contrasta el cumplimiento de determinadas especificaciones o características de esos componentes. Esta homologación permite no solo que se cumpla una norma, sino que esa norma pueda ser compartida y ello permita la interoperabilidad del material rodante en redes ferroviarias de distintos países.

La homologación ferroviaria es un requerimiento de la Unión Europea, que a través de la Directiva Europea de Seguridad de 2004 especifica que los Estados Miembros de la UE establecerán normas nacionales de seguridad vinculantes y velarán por que se publiquen. Este requerimiento en el caso del material de alta velocidad se plasma en la Norma Técnica de Circulación MA 009 de prescripciones técnicas del material rodante de alta velocidad . Es España, otorgar las homologaciones es competencia de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria.

Así, se crea una norma sobre cómo debe ser el gálibo, para permitir la circulación del material rodante, que a su vez está sujeto a la necesaria certificación respecto a la circulación. Se contrala la velocidad máxima, longitud máxima del tren, el comportamiento dinámico del material y de los vehículos de caja inclinable. Son homologadas de igual forma las cargas por eje, los tipos de freno, los ejes, los bogies, las ruedas y los rodamientos y grasas. Igualmente se exigen condiciones relativas al frenado, a la tracción de los trenes y a la integridad del tren.

La compatibilidad con la alimentación de la energía eléctrica se debe garantizar cumpliendo las exigencias vinculadas con las instalaciones de tracción eléctrica como es el rango de funcionamiento (tensión y frecuencia), las características concretas de los pantógrafos y la validación técnica de la captación.

Respecto a los sistemas de mando y control y los equipamientos para la seguridad de la circulación se requiere que los puestos de conducción tengan tacómetros, dispositivos de hombre muerto, indicadores de tensión de la línea, etc. Las cabinas de conducción deben poseer unas condiciones de ergonomía (visibilidad, audición) normalizadas y deben incluir las lunas laterales homologadas y espejos retrovisores. Los sistemas de seguridad y control de los trenes necesarios son ASFA y LZB, y equipamientos de comunicación por radio Tren-Tierra (GSMR y equipo de radiotelefonía)

Respecto a la seguridad de las personas se especifica cual debe ser la resistencia de las cajas de los vehículos, la seguridad contra incendios o el funcionamiento de las puertas de acceso e intercirculaciones.

Para aplicar todas estas exigencias las normas hacen referencia a documentación técnica de carácter nacional o internacional, como las fichas UIC (Unión Internacional de Ferrocarriles), las Especificaciones Técnicas de Interoperabilidad (ETI), normas europeas, Especificaciones Técnicas de Homologación y otras normativas específicas.

Homologación trenes AVE s-100 para Francia

Ensayos de homologación de traviesas (UC)